Organización al trabajar desde casa

organizacion

Hace un tiempo, pregunté en mi Instagram si queríais que hiciera una entrada sobre organización. Como la respuesta mayoritaria fue «sí», aquí está. Dada la situación, muchas empresas favorecen el teletrabajo; otros llevamos trabajando desde casa un tiempo. En mi caso, unos dos años más o menos. Bueno, ¡al lío! 

Con esta entrada me gustaría exponer cuál es mi situación y ayudaros a pensar en la vuestra y a ver qué os viene mejor. Partamos de que cada persona es diferente al procesar la información. 

Analiza tu situación

El primer paso es analizar cómo sois y qué necesidades tenéis en vuestro trabajo. Aquí va mi autoanálisis: 

Soy una persona que tiene muchas cosas en la cabeza. Por un lado, tengo todas las cuestiones y tareas relacionadas con la editorial: comunicación, manuscritos, cubiertas, maquetaciones, revisiones, material gráfico… Después están los proyectos de traducción, con sus fechas y trámites específicos. Y como guinda del pastel, todos mis proyectos personales: redes, dibujos, escritura, formación… 

¿Y yo qué utilizo? 

A la hora de buscar métodos de organización, os aseguro que he probado de todo. Antes me valía cualquier agenda escolar, pero ahora he ido cambiando un poco las cosas. Actualmente utilizo una agenda separada para trabajo y otra para temas personales. Me viene genial tener esa separación física entre facetas, porque sé que la agenda de trabajo se cierra cuando terminan mis tareas del día. 

Para el trabajo estoy usando una agenda A5 de MUJI, con cubierta en color negro. La compré en Madrid en noviembre del año pasado. El papel es muy suave y tiene la semana en la página de la izquierda y una página cuadriculada en la derecha. Debo destacar también que el sábado y el domingo tienen su parte específica y que es de las agendas en las que no se fusiona el fin de semana. Sé que hay un modelo vertical, pero el que compré esta vez es el horizontal. 

Antes de la pandemia, tenía una libreta de meses en blanco de Stradivarius para marcar todos los eventos de la editorial y dónde tenían lugar, si se posponían y esas cosas. Sí, he dicho Stradivarius. A veces tienen cosas monas de papelería, jaja. No obstante, por razones obvias no la estoy usando nada, y he pasado los eventos en línea que hay directamente a los calendarios de la agenda de trabajo. 

Mi método de organización varía poco a poco con el tiempo, y es probable que de cara a 2021 cambie un poquito más. No obstante, os tendré al tanto 😉 

¿Papel o digital? 

Yo papel siempre. Need I say more? Utilizo Google Calendar y demás de vez en cuando, pero en este aspecto soy muy tradicional.

El bullet journal o bujo

Posiblemente uno de los métodos de organización más populares de los últimos años. Según Ryder Carroll, solo necesitas una libreta y un boli para organizarte. Es un sistema bastante libre y que a mí me va bien también. Iré ya por mi cuarto bullet journal, pero lo utilizo para apuntar un poco de todo: compras que hago, regalos… Lo que vienen siendo colecciones principalmente y no tanto como agenda libre. Sigo necesitando cierta estructura y, si os soy sincero, me da mucha pereza copiar calendarios. De todos modos, puede estar bien combinar un bullet journal, por ejemplo, con una agenda mensual. Os recomiendo buscar el sistema de signos que propone Carroll en el bullet journal. Aunque no hagáis un bullet journal como tal, esos signos vienen muy bien para organizarse ;). 

La cosa va de chunks

A veces nos cuesta terminar tareas porque nos sentimos abrumados. Lo que mejor me va es dividir todo en minitareas más accesibles. Y cuando me veo bloqueado, paso a otra cosa para volver a encauzarme. Me pasa bastante cuando recibo algún proyecto de traducción o cuando tengo que hacer una cubierta. Con los primeros, suelo hacer listas largas para después de la primera lectura del original (aunque si queréis más adelante puedo hacer una entrada sobre cómo los gestiono). No escribas «BOLETINES DE NOTAS»; vete marcando clase por clase y acabando cada grupo. No sé si os funciona, pero a mí sí, porque me satisface ir completando pequeños logros. 

Os doy algunos ejemplos:

  • Manuscrito: lectura – revisión – comentarios – devolución – fijar fecha de entrega…
  • Cubierta: brainstorming – búsqueda de inspiración – pruebas – envío de portada…

La rueda del hámster

Productividad. Una palabra peligrosa. Si buscamos vídeos en YouTube, nos saldrán innumerables canales donde se nos habla de cómo rendir más, de cómo dar el 200%, de cómo tener el mayor rendimiento posible… Hustle hard y todo eso. Pero no se nos puede olvidar que somos personas y no robots. Suena a obviedad máxima, pero precisamente tener tanta planificación me ha frustrado en más de una ocasión porque sentía que no llegaba adonde debía llegar. O que si no cumplía mis objetivos diarios era un fracasado. Pero eso no es sano para nadie. 

Resumiendo

Analiza tu situación, apunta cuántas cosas distintas requieren tu atención, valora si necesitas una agenda con estructura predefinida o si necesitas algo más libre. No te sientas culpable por no cumplir los objetivos algún día; siempre hay solución. 


¿Y tú? ¿Cómo te organizas? Cuéntame. 


2 pensamientos sobre “Organización al trabajar desde casa”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *